Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2017

Johannesburgo-Bangui-Bozoum



Johannesburgo-Bangui-Bozoum
Salimos el viernes por la tarde, mientras aún estaba en Johannesburgo, para ver las máquinas para la fabricación de los ladrillos.
Después de dos días bonitos de trabajo, el sábado Enrique y yo nos tomamos un día como turistas. En un buen tren ligero, fuimos por la ciudad que visitamos en autobús.
Es una ciudad muy variada, con muchísimo verde (millones de árboles plantados para disminuir el polvo de las minas de oro). Visitamos un bonito parque, sede del Zoo, al que van muchísimas familias para visitarlo y tomar un picnic. Atravesamos zonas muy bellas y significativas, como la plaza de Mahatma Gandhi, que aquí precisamente había comenzado su vida de abogado, junto con su lucha no violenta.
También visitamos el Mueso del Apartheid, que cuenta la triste historia de este país, pero también las luchas y la esperanza de muchas personas, entre las que destaca al gran Mandela.
Por la tarde nos acercamos al aeropuerto. Nuestro vuelo, previsto para el día 15 por la noche, fue anunciado con un retraso y, por fin salimos a las 2'30. De este modo también para la vuelta tuvimos que hacer una carrera para el aeropuerto de Nairobi para tomar el siguiente vuelo. Y así, a las 9 de la mañana, ya estábamos en Bangui, después de siete horas de vuelo (gracias a las diferencias de los husos horarios).
Por la tarde nos recogió don David, el secretario de la Nunciatura, que estaba de visita con algunos amigos, entre los que se encontraba la doctora Mariella Enoc, presidenta del hospital "Niño Jesús" de Roma, encargada por el papa Francisco para ayudar al Hospital Pediátrico y facilitar la vuelta de los refugiados.
El lunes por la mañana tenía algunas reuniones y hacia las 12 salí de Bangui y hacia las 18 horas estaba en Bozoum, después de los acostumbrados 400 kilómetros de baches, barreras, etc.
Durante la semana me he ocupado de diversas cosas. Hay que controlar el arroz que se produce en Bozoum, y que el PAM (Programa de Alimentación Mundial) quiere comprar para distribuirlo en las escuelas.
Pero hay un problema que me preocupa: la inseguridad: desde hace un par de semanas nos encontramos sin prefecto, sin vice prefecto, y los Cascos Azules han dejado la ciudad. Con frecuencia hay disparos, y los anti-balaka (ex rebeldes, claramente definidos ya como bandidos...) se mueven como verdaderos maestros. De este modo el miércoles los invité a una reunión, y nos juntamos unas veinte personas, entre los responsables del Consejo de Sabios, algunos jóvenes y algunos anti-balaka. Discutimos algunas cosas, y el objetivo era el de hacerles abandonar y construir un mínimo de convivencia civil para todos. ¡Esperemos!
El jueves otra reunión para hablar sobre la Feria Agrícola, A pesar de la inseguridad y del hecho de no poder hacer que vengan los productores de Bocaranga, Ndime y Ngaundaye (por no ponerlos en peligro), decidimos al fin hacer la Feria. Y el 4-5 de febrero será la gran Feria Agrícola, en su decimotercera edición.
Es una apuesta sobre el futuro, sobre el desarrollo y sobre el trabajo de tanta gente.


Gorilla

Il Re Leone... un po' stanco
Le Roi Lion (un peu fatigué)




Il monumento a Gandhi


Minusca à Bangui

Controllo dell'umidità del riso, prima della vendita
Controle de l'humidité du riz, avant la vente


Ginnastica per gli alunni della scuola di Alfabetizzazione




sábado, 21 de enero de 2017

Bozoum-Bangui-Johannesburgo


Bozoum-Bangui-Johannesburgo
El último fin de semana he estado un poco animado...
El viernes por la tarde, precisamente cuando preparaba el texto del blog, ha habido muchos disparos, de armas más bien pesadas...
A la mañana siguiente nos han informado: un grupo de rebeldes antibalaka han vuelto de Bocaranga y Kou, donde han pasado el último mes guerreando contra los rebeldes de la Seleka y contra los Peul, ocupándose, sobre todo, de hurtos y rapiñas. Vueltos a Bozoum, han pensado festejar el fin del año...
A la maña siguiente, otra sorpresa: los Cascos azules se han ido de Bozoum... que de este modo queda sin ningún elemento de las fuerzas del orden, sin prefecto, sin vice prefecto... etc. ¡Administración normal!
El sábado ,os monaguillos desmontaron el belén, y de este modo nos despedimos de la Navidad.
El martes bajo a Bangui. Aquí me encuentro con una bonita sorpresa: los refugiados que desde hace más de tres años  vivían en tiendas y barracas afortunadamente se han marchado casi todos, gracias a una financiación de las Naciones Unidas. Casi impresiona ver el vacío entre las palmeras, y escuchar el silencio. Esperamos y rezamos para que quien se ha marchado pueda reconstruirse una casa y, sobre todo, vivir sereno e con seguridad...
El miércoles por la tarde salí con Enrique Massone hacia Sudáfrica. El viaje parece un poco atrevido: el avión sale con dentro de más de una hora, y en Nairobi corremos para tomar el vuelo siguiente, que por fortuna nos espera... Por la noche llegamos a Johannesburgo.
Estamos aquí para visitar la fábrica hydraform, que produce maquinaria para la fabricación de ladrillos de cierre automático, realizados con tierra y con un porcentaje entre los 8 y 10 % de cemento. Es una tecnología sencilla, que utiliza la tierra del lugar, y reduce la dependencia del cemento importado. Además de esto, es una maquinaria que creará ocupación...
Queremos desarrollar esta tecnología para las próximas construcciones que tengamos que hacer (escuela agrícola y convento en Bangui) y para otros eventuales proyectos futuros (capillas, escuelas, dispensarios...).
No tenemos mucho tiempo (llegado la noche entre el miércoles y el jueves, volveremos el sábado por la noche); por eso, no podemos visitar muchas cosas, pero la visita ha tenido mucho fruto.
Siempre es interesante descubrir cómo otros países crecen e intentan encontrar soluciones.



Il sito dei profughi del Carmel, a Bangui. Quasi vuoto, dopo olre 3 anni di permanenza...
Le site des déplacés du Carmel, à Bangui. Presque vide, après plus de 3 ans...

Enrico Massone
 
la sede della ditta Hydraform
le siège de Hydraform







sábado, 14 de enero de 2017

Las (cuatro) dos estaciones






Las cuatro dos estaciones
En Centro África las estaciones son dos, en vez de cuatro: la estación de las lluvias y la estación seca.
La duración de las estaciones varía un poco entre una zona y otra del país; pero aquí, en Bozoum, a groso modo, la estación de las lluvias comienza hacia abril-mayo y termina  en octubre-noviembre (siete meses) y la estación seca va de octubre-noviembre a marzo-abril.
Estamos, pues, en plena estación seca. No llueve nada durante cinco meses, un poco de viento, incendios que devastan la sabana y mucho polvo.
Entre noviembre y enero la temperatura desciende mucho por la noche (hemos llegado a 7º) pero por el día el sol cumple su cometido y la columna de la temperatura sube hasta los 34-38 grados. Pero, aun siendo muy seco, el calor es soportable.
Viajar es un poco más fácil que durante las lluvias... pero hay mucho polvo.
En esta semana, ¿qué hemos hecho? Un poco de todo. El lunes entregamos las notas a los alumnos de nuestro Liceo-Medio San Agustín. El martes por la tarde tuvimos una reunión con las ONG que trabajan en Bozoum.
El miércoles por la tarde marché hacia Bouar. Me arriesgué a hacer un recorrido directo (110 kilómetros en lugar de 250, y dos horas y media en lugar de cinco...). La carretera desde julio estaba intransitable, por los puentes rotos y a causa de un vado. Pude pasar bastante bien. Pero hubo algo que me enrabietó... es que la carretera está en reparación desde hace cuatro años y aún no la han terminado de arreglar. El proyecto está encomendado a un empresa, pero no han acabado. El Estado ha tomado cartas en el asunto, paro las máquinas están aún en su sitio, paradas desde hace seis meses...
En Bouar visité nuestras comunidades de Yolé y San Elías, donde los carmelitas se ocupan del trabajo educativo y del de la formación.
Pasé el tiempo entre una reunión y otra, tratando temas diferentes en una reunión y en otra: la situación del país, la cría de conejos, la escuela, la construcción de un muro, la formación de los novicios, las actividades de Cáritas y de Justicia y Paz, una receta de cocina, la elaboración de un proyecto para los enfermos de sida (AIDS)...
El viernes por la mañana salí de Bouar y llegué a Baoro, donde encontré a la comunidad. Después de comer cogí la carretera y después de una parada en Bossentele, llegué a Bozoum antes de las 18 horas.
Justo a tiempo para saludar, y tengo que ir a que reparen un cable, porque estamos sin agua...  Después de una media hora la bomba empezó a funcionar y repartir agua para todos...









sábado, 7 de enero de 2017

¡Año nuevo!





¡Año nuevo!
Y así se ha ido el viejo año 2016, y nos encontramos con que comienza todo un año nuevo: 2017.
En Bozoum lo empezamos con calma, pero con alegría. A las 17 horas del 31 de diciembre celebramos la eucaristía para dar gracias a Dios por todo lo que hemos vivido y, sobre todo, por habernos acompañado siempre.
Cenamos con las Hermanas y, después de ver una bonita película, hacia las 22 horas nos fuimos a la cama... Y para que se vea que es sin parte nuestra, ha comenzado el nuevo año. Aquí en Bozoum la noche, la mayor parte de la gente, la ha pasado bailando, cantando y haciendo fiesta. No faltaban los tiros... que afortunadamente no han causado daños (con la ventaja de despreciar las municiones y demás, que podrán usarse para fines más peligrosos...)
El domingo 1º de enero nos hemos vuelto a encontrar en la iglesia para la celebración de la misa, y durante estos días sigue sonando por todas partes el grito de "Feliz Año Nuevo".
El lunes por la mañana salí para el Norte, para visitar las otras misiones donde trabajan especialmente los capuchinos. Toda la zona está atestada de bandas armadas, y hay mucha tensión (dos días después de que pasáramos nosotros, a 30 kilómetros de Bocaranga un Casco Azul había sido asesinado...)  Al llegar a la barrera de Bocaranga encontramos a gendarmes junto con los rebeldes antibalaka... En Ndim las hermanas me dijeron que la gente tiene mucho miedo, hasta el punto de que no acuden ni siquiera al hospital... E Ngaundaye, a 250 kilómetros de Bozoum, llegué por la tarde-noche. Aquí me encontré con el P. Piotr, que me dijo que las actividades casi se han paralizado por causa de los rebeldes. Él mismo no pudo celebrar la misa de Navidad en los poblados, porque los rebeldes no se lo permitieron. También me encontré a las hermanas, entre las que se encuentra una paisana, Renata Dutto, de Vanadio (CN): de este modo la discusión va avanzado entre francés, piamontés y polaco... Visité igualmente la fábrica de fray Francisco, un capuchino de 84 años, que camina con bastón (pero cuando llega a sus campos... lo deja y sigue adelante casi corriendo) Desde hace años se ocupa, entre otras cosas, de los injertos: ha seleccionado más de treinta variedades de mangos.
Mañana poa la mañana volvemos atrás, nos detendremos en Ndim, donde terminan de abrir las escuelas. También hay aquí maestros que asistieron a las clases de formación de la ONG SIRIRI de Praga, con el proyecto "aprender jugando". Al pasar por las clases elementales, puedo darme cuenta de que los niños ya han comenzado a leer y a escribir en sango...
Llegamos a Bozoum hacia las 19'30 después de 410 kilómetros de carreteras muy malas y tres pinchazos...
Durante estos días preparo el periódico "San Miguel": Aquí está:



i manghi innestati di Fra Francesco
les manguiers greffés du frère Francesco


strade
les routes...



con l'aiuto del maestro
avec l'aide du maitre

e da solo
et maintenant tout seul





antibalaka all'opera
un antibalaka à Bocaranga