Páginas vistas en total

sábado, 31 de octubre de 2015

Últimas lluvias



la Farmacia di Rollin
La Pharmacie de Rollin


Últimas lluvias
Está a punto de acabar la estación de las lluvias (que por aquí comienza en abril-mayo y termina entre octubre y noviembre). Es un período muy esperado para las labores agrícolas. El clima es muy húmedo, pero el calor es soportable. Las carreteras... van de mal en  peor cada día más, y son un camino intermedio entre una piscina y un mar de fango y baches y canalones...
En estos días, en la capital ha habido algunos ataques entre musulmanes y no musulmanes. Ya en estos momentos la tensión es tan alta que basta muy poco para que estalle el fin del mundo. Asesinatos, represalias, casas, iglesias y mezquitas quemadas. La gente huye y se pone en camino con dirección a los campos de refugiados: el aeropuerto, alguna escuela y muchas misiones. También en nuestro convento del Carmel ha llegado al menos un millar de personas.
Aquí, en Bozoum, la situación está bastante tranquila, pero las carreteras se están volviendo peligrosas, especialmente la carretera para Bangui, que está bloqueada por bandidos que se aprovechan del desorden para asaltar, saquear y matar...
En Bozoum, la escuela sigue. Durante estos días he visitado algunas de las pequeñas empresas "start-up" que, con la ayuda de los amigos de SIRIRI.ORG de Praga (que en los carteles se ha convertido en Traha !!!), los estudiantes de nuestro liceo han abierto después de haber llegado a la madurez. Se trata de un comercio, huertos, una farmacia, un "centro de servicios informáticos" y una tienda de bebidas. La fantasía no falta y también la esperanza de ayudarlos a construir algo sólido y duradero.
En estos días está editándose "El San Miguel", el periódico de Bozoum. ¡Buena lectura!



scrivere richiede impegno!
pour écrire, il faut s'y mettre!


il centro servizi informatici
le Centre de services informatiques



la rivendita bevande
le depots de Boisson de Peo Amos

il mercato di Bozoum
le marché de Bozoum





sábado, 24 de octubre de 2015

Vuelta a casa







Vuelta a casa
Ya estoy de vuelta a casa, en Bozoum.
El jueves 15 de octubre salí de Lisboa y, después de una escala en París, hacia las 15'00 llegué a Turín.  Aquí Valter, un amigo, me acogió y me llevó hasta nuestra parroquia de santa Teresa de Jesús. Hoy es la fiesta de esta gran Santa y, con ocasión del V Centenario de su Nacimiento, hubo una solemne celebración eucarística, con el cardenal Amato que había venido expresamente de Roma, nuestro provincial, P. Justino, las hermanas carmelitas de Santa Teresa de Turín y mucha gente.
Celebré con unos veinte sacerdotes y, después de saludar a los padres y amigos, hacia las 20'30 llegó Pablo, otro amigo, que me llevó a Cuneo, donde llegamos hacia las 22'00. Saludé y abracé a mi hermana, sobrinos, etc. y, luego a mi madre y, finalmente, puede ir a descansar,
Me quedé en Cuneo algunos días, sobre todo con la familia.
El martes por la mañana, me desperté hacia las 3 para marchar al aeropuerto de Turín, del que salí a las 6'00 para París, y por la tarde-noche llegué a Bangui.
Aquí encontré a nuestra comunidad del Carmel, rodeada, como es ya costumbre, de casi tres mil refugiados (han aumentado en estas últimas semanas a causa de los ataques...)
El miércoles me informé de la situación de la carretera que desde Bangui va a Bozoum (y hacia la frontera con el Camerún). Aun siendo la única carretera, a través de la cual la capital puede recibir víveres y mercancías, está prácticamente bloqueada desde el 26 de septiembre: hay barreras construidas por los bandidos, que se aprovechan de la situación para saquear y robar...
Me expuse con fortuna a encontrar un pasaje en el avión de las Naciones Unidas para los humanitarios (UNHASS) y el jueves por la mañana salimos y, hacia las 10, estábamos en Bouar.
Aquí pasé a saludar a nuestras comunidades de San Elías y de Yolé y, por la tarde-noche, llegué a Baoro. Estuve con el P. Lionello y fray Marcial y el que ha llegado el último, el decano P. Carlos Cencio (misionero en Centro África desde 1971).
El viernes por la mañana me puse en marcha por la carretera y, hacia las 12, llegué a Bozoum, donde saludé a la comunidad y a las nuevas hermanas que han llegado durante mi ausencia.
Finalmente estoy en casa.



con la nipote grande....

Cuneo

Cuneo, alle 3.25 di notte...

Foto per carta d'identità
Photo identité

Bangui




P.Carlo a Baoro
p.Charles à Baoro

viernes, 16 de octubre de 2015

Fátima 2015




 



Fátima 2015
Después de la salida arriesgada de Bangui, el viernes por la mañana logré tomar el vuelo para el Camerún. Estoy junto a Ludmila, de la asociación SIRIRI.ORG de Praga. En Doula pasamos a saludar a las "nuevas" hermanas de Bozoum, de la congregación de Nuestra Señora de la Misericordia, que nos acogieron con mucha alegría.
A las 23 horas salimos para París, y desde aquí yo seguí para Lisboa, donde llegué a las 11 h. de la mañana del sábado.
Estoy aquí, invitado por la Ayuda a la Iglesia que Sufre, para hablar de la difícil situación de Centro África. Estoy junto a sor Annie Demerjian, que vive y trabaja en Siria, y un obispo de Nigeria y el P. Andreas que se ocupa de la situación de los cristianos en el Oriente Medio. Encontrarme junto a personas tan excepcionales y compartir con ellas la pasión por la Iglesia y el sufrimiento de tantos hombres y mujeres perseguidos a causa de su fe es impresionante. En Siria viven bajo las bombas, y en este mar de destrucción sor Annie con sus hermanas logran ayudar a quien tiene necesidad, con alegría y respeto de la dignidad. En Nigeria viven bajo el constante peligro de ataques terroristas contra las iglesias (hoy domingo ha habido estragos).
Es una situación muy difícil y peligrosa, que me conmueve profundamente. Con frecuencia pensamos, al menos en Occidente, que el martirio es algo de los siglos pasados, pero, al contrario, es una realidad para miles de personas, que siguen con alegría dando testimonio de la belleza de la fe cristiana. ¡Que su fe y su sacrificio fortalezca nuestra fe!
Al poco tiempo de llegar, fui acogido por Catalina Martins y Félix Lungu, de la sección portuguesa de Ayuda a la Iglesia que Sufre, y marchamos bajo la lluvia hacia el norte. Después de unos 350 kilómetros llegamos, hacia las 16'30, a Braga, donde nos encontramos casi sin darnos cuentas en el palco para presentar la situación de nuestros países (Siria, Nigeria y Centro África).
El día siguiente estuvimos en un santuario dedicado a san Benito (san Benito Puerta Alberta), donde celebramos la eucaristía con mucha gente precisamente en memoria y en ayuda de los cristianos perseguidos. Encontramos aquí a una pequeña comunidad de hermanas cistercienses, con las que nos reunimos y rezamos.
La misma tarde marchamos a Fátima, donde llegamos hacia las 23 horas.
Son días en los que hay grandes celebraciones por el aniversario de las últimas apariciones de la Virgen el 13 de octubre de 1917. Aquí, en este pueblecito de poco o ninguna importancia, la Virgen se apareció a tres jovencitos, pastores, y les confió un mensaje actualísimo con el que llama a todos a la oración y a la conversión.
El 12 por la mañana fui solo por la gran explanada. Había entonces poca gente, y tuve tiempo de confesarme, de rezar y de encender tres velas: una por Centro África, otra por nuestra familia carmelitana y otra por la familia y los amigos. A las 12'30 celebré la misa en italiano, y me encontré allí con algunos queridos amigos de Italia.
Por la tarde-noche hubo un rosario, seguido de la procesión con la estatua de la Virgen. Llueve, pero la plaza estaba llena y es bellísimo e impresionante ver tanta fe.
El 13 era el día de la fiesta. Después del rezo del rosario, comenzó la procesión. Somos quinientos sacerdotes, unos veinte obispos y una marea de gente. Lucía un hermoso sol, y la celebración de la eucaristía fue solemne y recogida.
Terminamos con la procesión que lleva la estatua de la Virgen a su lugar,  y yo me encontraba precisamente junto al trono en el que fue colocada la imagen.
Después de comer, salimos para Lisboa, donde volvimos a presentar a nuestros países, en una sala de la Sociedad Geográfica de Portugal.
El 14 estuvimos ocupados en varias entrevistas con las televisiones, periódicos y radios, pero logramos quedar libres un par de horas para visitar Lisboa (la iglesia de san Antonio, con su casa natal), la catedral y el convento de los Jerónimos.
Y ahora estoy en la carretera en Italia, desde donde volveré el 20 de octubre...

 

La casa natale di Lucia, una dei 3 veggenti di Fatima
la maison de Lucie, une des 3 voyants de Fatima
















lunes, 12 de octubre de 2015

¿Se viaja o no?





¿Se viaja o no?
En estos días he vuelto a viajar por la carretera. El lunes bajé a Bouar, a 250 kilómetros de Bozoum. Las carreteras, hacia el fin de la estación de las lluvias, están siempre peor...
En Bossemptele, a 87 kilómetros de Bozoum, encontré algunos centenares de camiones bloqueados desde hace casi dos semanas a causa de los combates de Bangui. En los próximos días intentarán bajar a Bangui, pero hay muchas barreras de antibalaka y muchos ataques contra los vehículos para intentar saquearlos...
Voy a la reunión en Bouar porque se trata de la reunión anual de todas las parroquias. Junto al obispo debatimos y presentamos la situación de cada una de las doce parroquias de una diócesis que tiene 300 kilómetros de larga y 250 de ancha...
Es un momento muy bonito de intercambios, fraternidad y trabajo, pero también de alegría como fe y pasión por el país y por la gente que nos ha sido encomendada.
 Concluimos el miércoles con una hermosa concelebración, en la que confiamos a la Virgen del Rosario nuestros cansancios, nuestros sueños y las esperanzas de que el país pueda reanimarse.
El jueves tendré que viajar y bajar a Bangui. La carretera está ahora impracticable: el martes los Cascos Azules intentaron quitar las barreras de los antibalaka, pero cuando el convoy pasaba, fueron atacados y ha habido muertos y heridos. Temo que por un breve espacio de tiempo la carretera a Bangui corra el riesgo de quedar cerrada.
El jueves me arriesgué milagrosamente a encontrar un asiento en el avión Bouar- Bangui para Ludmila y para mí (la señora de Praga que, por cuenta de la Asociación SIRIRI ha trabajado para la formación de los maestros). En casa la están esperando dieciséis sobrinos y no puede tardar.
Volamos con el avión de UNHASS (una agencia de las Naciones Unidas), en la que hay muchos empleados de las ONG, que se habían quedado bloqueados durante un par de semanas en las diferentes bases esparcidas por el país.
Después de hacer escala en Berbarati, hacia la 13'00 llegamos a Bangui. Se nota mucha tensión, y hay colas de espera en las gasolineras: con la carretera bloqueada, resulta muy difícil para la capital encontrar lo necesario para vivir...
El viernes por la mañana volví a subir al avión para Douala, en Camerún, para volver a marchar el sábado a París y Lisboa, donde me esperan amigos de la Ayuda a la Iglesia que Sufre con el fin de escuchar un testimonio de Centro África...









Code a Bangui per cercare il carburante...
les queues à Bangui pour acheter du carburant


sábado, 3 de octubre de 2015

Temores y esperanzas





Temores y esperanzas
Desde hace algunos días Centro África está de nuevo en ebullición. Entre el sábado 26 y el martes 29 de septiembre, solo en Bangui ha habido, según la ONU, 45 muertos y 266 heridos. Todo comenzó con el descubrimiento de un musulmán asesinado, y en poquísimo tiempo la situación se ha convertido en incandescente. Asesinatos, disparos, robos y vandalismo (muchísimas ONG han sido saqueadas, y sus oficinas destruidas). Todo esto ha causado la huida de casa de 42.575 personas, que han encontrado refugio en diversos lugares (parroquias, conventos, aeropuerto), que se habían creado a partir de diciembre de 2013...
Precisamente ahora que las cosas parecían calmarse un poco y que se presentaban las elecciones, parece que se ha vuelto al punto de partida...
Ahora hay mucho trabajo que hacer, en profundidad, en los corazones de las personas.
Hay que volver a empezar de cero, hay que programar a largo plazo, sin dejarse aplastar por las urgencias inmediatas, hay que desarmar seriamente a quien no quiere la paz... Aún hay mucho que hacer y, desgraciadamente, tengo la impresión de que se ha hecho poco, también por parte de los grandes organizaciones como las Naciones Unidas.
También en otras ciudades muchos delincuentes han aprovechado la ocasión para saquear, para atacar las prisiones y crear problemas... Aquí, en Bozoum, algún disparo, alguna amenaza contra las ONG, pero, después de sumar todo, hay más tensión que en otras ocasiones. Algún necio se ha permitido amenazar a uno de nuestros niños, que es musulmán, a la vuelta de la escuela. Y por eso he bajado más veces a la ciudad para manifestar una presencia, y disuadir a los mal intencionados.
El domingo era la fiesta de San Vicente, un santo "enorme": "inventó" la caridad. No en el sentido de que antes de él no existiera, sino en el sentido de que vivió pensando en ella, soñándola y realizándola. Él fue quien organizó a ricos y pobres, a nobles y burgueses, a hombre y mujeres para ir en ayuda de quien lo necesitaba, con amor e inteligencia, dando tiempo, dinero y algunas cosas más , pero, antes de nada, ternura y misericordia, en nombre de Dios.
También aquí, en Bozoum, existen las conferencias de san Vicente, y el domingo aproveché la ocasión para hablar de este santo y de la caridad inteligente y amable.
El lunes por la mañana celebré la misa para los alumnos de nuestras escuelas. Es impresionante ver a tantos, tantos, pero tantos niños en la iglesia. Había más de mil doscientos. La celebración fue muy viva y, a su modo, alaban y rezan también los más pequeños del asilo.
Nuestras escuelas van bien, también con las novedades introducidas por los amigos de Siriri, la ONG de Praga. Una de ellos, Ludmila, se ha quedado aquí durante las primeras semanas de escuela para ayudar a los maestros con los nuevos métodos. Para aprender a leer, todo va bien: también una camiseta del Inter (creo) con el anuncio Samsung...