Páginas vistas en total

lunes, 11 de febrero de 2013

Las cabras y mucho más!








El lunes por la tarde me fui a un viaje a Bocaranga del Norte (125 km), Ndim (40 más) Ngaundaye (40 más), Bocaranga (75 km). En total, cerca de 500 kilómetros de malas carreteras, puentes fantasía (a menudo carece de todos los tablones), hoyos, rocas y una gran cantidad de polvo!
Salida a las 2 de la tarde  del lunes, con Karol y Ludmila, marido y mujer, en Praga. Es el arquitecto que diseñó nuestro High School, y está en Bozoum para comenzar el trabajo de la "casa de estudiantes" un par de casas de la escuela intermedia y los estudiantes de secundaria que vienen de lejos (Ndim, 160 km, y Bossemptele, 90 km).
Alrededor de las 5 pm (3 horas para 125 km) estamos ya en Bocaranga. Vamos a saludar a los Padres y a las Hermanas, y continuamos con los últimos 38 kilómetros (una hora y cuarto). En Ndim somos recibidos por dos Hermanas de la Misericordia, originarias de Rwanda.
En la mañana del martes, mientras que Karol y Ludmila visitan las escuelas y el pequeño hospital de las Hermanas, yo me paso a controlar la puerta de la Caja de Ahorros.
Más tarde, me encargo de la razón principal de esta gira: la compra de cabras!
Desde mayo del año pasado, decidimos ayudar a siete pueblos entre Bocaranga y Mann, donde los rebeldes y el ejército había prevalecido, y donde muchos habían huido. Para ayudar a que regresen y fortalecer estas comunidades, en mayo se entregaron semillas de maíz, maní y frijoles. La cosecha ha sido muy satisfactoria, para que pudieran participar en la feria de Bozoum, el pasado 26 y 27 de enero, y vender sus productos por un monto total cercano a los  12.000 euros.
La última fase del proyecto consiste en distribuir ... cabras! Compraremos 350 cabras, y luego las distribuiremos a las personas con más dificultades, con el fin de ayudarles a iniciar una pequeña granja.
En Ndim hicimos la compra, que será seguida por la revisión de un veterinario, e incluso un lugar para almacenarlos "en cuarentena" a fin de tratar y entregarlos en buen estado de salud.
Al final de la mañana llegamos a Ngaundaye, el último pueblo antes de la frontera. Aquí le damos la bienvenida a los Padres Capuchinos, y una comunidad donde hay monjas polacas, una italaiana (Vinadio!) y un francés.
Por la tarde nos dirigimos al gran mercado de Mbaiboum, en Camerún, donde puedo comprar medicinas para las cabras. Volvemos por la tarde (justo a tiempo antes de que se cierre la frontera para pasar la noche) y cenar con las hermanas, Karol y Ludmila, quienes son capaces de hablar con el polaco, y yo con los piamonteses y franceses mientras me entretengo con Renata y Chantal.
Miércoles por la mañana nos dirigimos a Bocaranga por otro camino. Éstos son los pueblos que estamos ayudando. Nos detenemos en Mann y luego Bereguili, donde nos encontramos con la gente del lugar para explicarles el tema de las cabras. Finalmente, el jefe de la aldea nos invita a su casa (5 mujeres y 35 niños) y nos ofrece pollo con yuca. Muy bueno!
La bienvenida y la atención de estas personas son la ternura, y logran hacer que olvidemos la escena tan fuerte que pide clemencia.
Hacia la una de la tarde, llegamos a Bocaranga, y después de comer un bocado con los Padres, vamos a despedirnos de los tres catequistas que están aquí en la escuela con sus familias, en el entrenamiento para preparar su trabajo de los catequistas... Aquí en África Central, el catequista, especialmente en los pueblos, es muy importante porque es la referencia para la comunidad cristiana, donde el sacerdote pasa a veces sólo 2 o 3 veces al año.
A las dos de la tarde tomamos nuevamente la carretera... y llegamos finalmente a Bozoum, donde nos da la bienvenida nuestro pórtico precioso!